En defensa de la Radio Pública

Y bueno, ahora yo también voy a hablar de la 4T. Como decía Jorge Ibargüengoitia, a veces hay que dejar de hablar de lo que nos gusta para enfocarnos en lo importante. No me gusta dar noticias ni meterme en los dimes y diretes de las mañaneras, pero creo que es necesario hacerlo. ¿Por qué? Porque la Radio Pública se lo merece. Se los relato conforme lo fui escribiendo, porque, para el ritmo de la vida, esta ya es una noticia vieja.

Miércoles 26: Se hizo Trending Topic #IMER_SOS cuando se informó que las medidas de austeridad republicana implicaban el despido de 185 personas y la desaparición eventual de las 18 emisoras del Instituto Mexicano de la Radio. Mientras escribo esto, escucho el noticiero del IMER. AMLO jura que no conocía el problema presupuestario, alguien dice que es culpa de la administración pasada, el de Educación dice que es bronca de Hacienda. Patricia Betaza, la titular del programa, está siendo increíblemente objetiva. Está reportando la posibilidad de quedarse sin trabajo, yo estaría bien pinches encabronado. Estoy bien pinche encabronado.

Jueves 27. Se resolvió el tema presupuestal. Les autorizaron una parte menor de la que les quitaron, pero con eso se puede ejercer el año que fluye. Para el lunes, Reactor y todas las estaciones en AM retomarán su programación habitual. @imerhoy agradeció en tuiter la disposición de las autoridades, así como al público que hizo presión.

Viernes 28. ¿No les parece el colmo que los organismos descentralizados tengan que hacer campañas en redes sociales para que no se los cargue la chingada presupuestal? ¿No pasó lo mismo con el CONACYT y el FONCA? Pareciera que, en la praxis, estamos jugando a reducir las funciones del Estado a su mínima expresión. No voy a juzgar esto como “bueno o malo” pero sí como lo contrario a la “filiación ideológica” que pregonaba el ahora presidente. Peor aún, ¿qué discurso mandan estos dimes y diretes? Simple, que yo te controlo. Un Estado ejerciendo violencia económica contra sí mismo.

Y ustedes dirán, “coño, Camargo. Ya nadie escucha la radio” y puede ser, pero todavía hay zonas en México donde lo único que llega es la radio. En esos lugares (y también en los nuestros) necesitamos una radio que informe, que eduque y que entretenga. Una radio que, desde la objetividad, nos hable de lo que acontece, nos cuente sobre la cultura y nos ayude a entender la importancia del otro.

Este texto nació desde la rabia, pero creo que eso es obvio. Necesitamos más medios de comunicación cuyo compromiso sea con la audiencia, no con sus patrones o sus patrocinadores. Ojalá que el IMER pueda seguir siendo uno de estos.

 

Para que no googleen:

Comunicado del Consejo del IMER: https://twitter.com/ConsejoIMER/status/1143967903273947136

La directora del IMER explicando que onda: http://noticias.imer.mx/blog/entrevista-aleida-calleja-sobre-el-imer/

La resolución: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/ya-tenemos-los-recursos-para-seguir-operando-imer

Licenciado en Literatura Latinoamericana. Gestor cultural. Abogado de clóset. Escribe ficción y, a veces, cosas interesantes sobre la sociedad en la que habita. Experto en nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *