El valor de la vestimenta para un movimiento

Hace un tiempo, no tan atrás, recibí un comentario que me hizo reflexionar un poco más allá de lo que significa la indumentaria y el vestirse como ritual general de cualquier persona. El comentario que recibí surgió por una conversación que abordaba el tema de las marchas de la comunidad LGBT+, y consistía en lo siguiente: “No comprendo por qué las personas tienen que vestirse para llamar la atención cuando pueden vestir con su ropa normal y agarrar un cartel para demostrar lo necesario y manifestar”. Y fue ahí de dónde me tomé el espacio para valorar aún más el significado de la indumentaria para cualquier contexto, y para compartir la visión de lo que fielmente creo al respecto.

El hecho de vestirnos o portar una indumentaria, más que una necesidad para proteger nuestro cuerpo, ha evolucionado para arraigarse a hechos históricos, sociales y artísticos, y conforme al contexto en el que los hechos se muevan, el portar prendas, accesorios y calzado, ha formado parte de un recurso que distingue al ser humano de manera tanto colectiva como individual, permitiéndole a las prendas funcionar como una segunda piel que habita para brindar un discurso que habla y transmite al igual que lo puede hacer la música, la literatura, la pintura o cualquier otra disciplina artística.

La comunidad LGBTTTIQ, cuyas siglas agrupan el significado “Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual y Queer”, forma parte de un movimiento que ha buscado reivindicar sus derechos a través de un activismo inmerso en marchas, conciertos, dinámicas de performance e incluso congresos, que propagan la libertad, el amor propio, la empatía, la sensibilidad, entre otros valores. Todo lo anterior se traduce a través de elementos como texturas, colores, formas, estampados y brillos, que ya sea juntos o por separado y al nivel que la persona lo desee, resaltan la esencia de su propio ser y abrazan el gran hecho de poder expresar lo que sienten, es realmente por esto que el portar indumentaria que te define o que te brinda carácter, no lastima ni agrede a nadie, el rechazo y la discriminación sí lo hacen.

Es necesario considerar lo anterior como un motivo más para dejar de estereotipar y encasillar a las personas por el simple hecho de portar la indumentaria que genuinamente les gusta, para también deshacer todo prejuicio y comentarios despectivos que se interpongan, ya que esto se puede extender a cualquier ámbito general de la vida.

Fuentes consultadas:

https://psicologiaymente.com/social/movimiento-lgtbi

Soy Mariana Bouza Mólgora y actualmente estudio el sexto semestre de la carrera de diseño de moda en la Universidad Modelo, tengo 21 años y soy una creativa en proceso interesada por el arte, la música y lo cotidiano, también me gusta apropiarme de mi estilo y usar la indumentaria como un medio de expresión.

Escribo sobre la moda en general, desde una perspectiva inclusiva y empática con el medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *