El «efecto Scully» o cómo la ficción sí afecta la realidad

Erróneamente mucha gente cree que la ficción no tiene ningún efecto sobre la realidad, que el contenido ficticio se queda en eso, en aquellos mundos inventados que sirven para entretener un rato a las personas que lo consumen y no “traspasan” a lo que entendemos como nuestra realidad. Pensar eso está muy alejado, precisamente, de la realidad, y prueba de esto es el «efecto Scully».

Primero que nada, ¿quién es Scully? Dana Scully es una de las protagonistas de The X-Files, una famosa serie que salió en los años noventa; es una doctora y agente del FBI que, junto con su compañero Fox Mulder, investiga los casos clasificados como expedientes secretos X de la agencia federal de investigación estadounidense. Se conoce como «efecto Scully» a la influencia que tuvo esta doctora en miles de mujeres y que las llevó a perseguir una carrera en CTIM, acrónimo de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (en inglés STEM).

Por más de dos décadas se había contemplado este fenómeno, pero no fue sino hasta el 2018 que el Instituto Geena Davis realizó un estudio en el que participaron 2,021 mujeres, y de donde se obtuvo que el 63% de las que están familiarizadas con el personaje de Scully dijo que gracias a ella se acrecentó el nivel de importancia que le daban a las carreras CTIM. De las mujeres entrevistadas que trabajan en CTIM (el 49% de la muestra total), el 63% dijo que vieron en Dana Scully un modelo a seguir. Estos son tan sólo dos de los resultados obtenidos en la investigación, la cual arroja datos muy interesantes que evidencian el impacto que ha tenido Scully principalmente en las mujeres que han estudiado una carrera en ciencias.

En las conclusiones de dicho estudio, se puntualiza que los medios de entretenimiento tienen un fuerte impacto en la vida de quienes consumimos ese contenido, y el efecto Scully es un indicio más de esto. Si el ver a alguien como Scully en televisión ha conseguido que miles de mujeres se animen a estudiar una carrera en ciencias, ¿cómo se podría negar que la ficción no permea la realidad?

Scully fue la primera mujer científica en tener un papel protagónico en una serie popular como lo fue The X-Files, y ciertamente no era un hombre blanco con bata, solitario, con cero habilidades sociales como frecuentemente se representa a lOs científicOs en el entretenimiento. Scully es un personaje tridimensional, una científica bien preparada que siempre está en búsqueda de la explicación lógica en sus investigaciones e intenta ser lo más objetiva posible, en contraparte con Mulder, firmemente convencido de lo paranormal.

Como es bien sabido, la brecha de género en el área laboral es enorme, y ciertamente las carreras CTIM no son la excepción. De hecho, es de las áreas en las que más se nota, pues es bastante obvio que, hasta hoy, estas licenciaturas tienen un público meta primordialmente masculino, y no es porque “a las mujeres no nos interese”¿cuándo realmente se nos ha animado a perseguir estas carreras? Solemos ver más a los hombres en áreas de CTIM, y a las mujeres muy poco, tanto que parecen ser la excepción, que, de nuevo, no es por ser “menos capaces” o porque “no nos llamen la atención”, sino porque los ejemplos a seguir son muy escasos y no se nos suele alentar a que nos dirijamos a las ciencias exactas, mientras que a los hombres sí.

Gillian Anderson, la actriz que encarna a Dana Scully, ha dicho que, cuando la serie estaba al aire, recibía cartas todo el tiempo, y frecuentemente las niñas le decían que iban a entrar al mundo de la ciencia o la medicina (o algún otro) gracias al personaje de Scully. De igual forma, ha mencionado que su personaje “mostraba a una mujer aún no representada en la televisión”, y como bien demostró la respuesta de les fans al poco tiempo, era “un modelo a seguir desesperadamente necesario para todas las mujeres de todas las edades en todos lados”. En el estudio previamente mencionado, el 53% de las mujeres que se consideraban seguidoras de The X-Files estuvieron más de acuerdo con el enunciado de “alentaría a mi hija o nieta a entrar al campo CTIM” en comparación con el 41% de las que no eran seguidoras o habían visto muy pocos capítulos.

Según datos de Catalyst, una asociación sin fines de lucro que se enfoca en construir lugares de trabajo que funcionen para las mujeres, sólo el 35.5% de los títulos de licenciatura en alguna carrera de CTIM en Estados Unidos fueron obtenidos por mujeres entre 2015 y 2016. De acuerdo con el Instituto de Estadística de la UNESCO, menos del 30% de las personas investigadoras del mundo son mujeres; específicamente en México, sólo 3 de cada 10 mujeres obtienen títulos en ingeniería, manufactura y construcción. Creo que queda muy claro el hecho de que hay una brecha gigantesca en el área.

Los datos estadísticos evidencian que falta un largo camino por recorrer para que la brecha de género sea menor en las carreras de CTIM, pero tanto la investigación del Instituto Geena Davis como los comentarios hechos por Gillian Anderson demuestran que la ficción influye en la vida de las personas. La posibilidad de vernos representadas en los medios de entretenimiento y comunicación abre una ventana, por más chica que sea, a optar por una de esas carreras. Ver a Scully en pantalla para muchas no quedó en “un personaje más”, sino que fue un modelo a seguir, una inspiración y aspiración a llegar a ser lo que era ella, alguien a quien podían tener como referente. Scully fue un ejemplo para todas esas mujeres que, cuando salió la serie, quizá nunca habían concebido la idea de que igual tenían la capacidad de ser científicas e investigadoras. Si había alguien como Scully, eso significaba que era factible ser como ella.

La representación importa, y el efecto Scully lo confirma.

Estudio Comunicación Social y prefiero escribir antes que hablar. Considero que es muy importante realmente escuchar a las demás personas para así aprender de ellas.

Me gustan los libros de fantasía y las series de ciencia ficción de los 60’s. La mayoría de mis series favoritas están subestimadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *