Una nueva Guerra fría digital

TikTok es una aplicación de videos cortos que se ha convertido en la red social del momento. Esta aplicación fue lanzada en 2016 en China, pero no fue hasta el 2018 que se lanzó en otros países. Recién en 2020, TikTok empezó a ser muy popular afuera de China, superando los mil millones de usuarios.

La fama y la atención que atrajo esta aplicación comenzó a causar preocupación por parte del gobierno de diferentes países, esto debido a que TikTok es propiedad de un ByteDance, una empresa sino-estadounidense con sede en Pekín, China y que se rige bajo las leyes de dicho país. Por este motivo, el gobierno chino tiene el control total sobre la aplicación y se sospecha que podría estar siendo utilizada para espiar a sus usuarios. Debido a esta preocupación, la aplicación fue prohibida en la India en junio de este año. Seguido a esto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió que su país también prohibiría la operación de dicha aplicación en su país si la aplicación no era adquirida por una empresa “muy estadounidense” antes del 15 de septiembre del 2020.

Entre los posibles compradores de TikTok destacan Microsoft y Walmart. Sin embargo, dicha compra se está complicando debido a que hubo una réplica del gobierno chino, que no quiere perder el control sobre la aplicación y ha impuesto una nueva ley que impide que cualquier empresa china venda sus tecnologías a capital extranjero sin previa autorización del gobierno chino.

No es la primera vez que sucede algo así entre los dos países: El gobierno chino siempre ha querido tener el control total sobre las aplicaciones y la información a la que tienen acceso sus ciudadanos. Por tal motivo, desde que China se unió al internet global a finales de los años 90, ha prohibido el uso de prácticamente cualquier página y aplicación extranjera. A esto se le conoce como “La nueva muralla china debido a que China ha implementado un firewall que impide acceder al internet que la mayoría de nosotros conocemos en Occidente.

En China no puedes tener acceso a Google, Twitter, Facebook, Instagram, Whatsapp o cualquier página de medios extranjeros. Sin embargo, el gobierno chino se ha encargado de crear su propio ecosistema digital para sustituir a dichas aplicaciones y páginas. En vez de tener Whatsapp, Facebook o Instagram, tienes WeChat, aplicación que posee todas las funcionalidades y características de dichas aplicaciones y más, porque WeChat también es usado como un medio de pago al poder hacer transferencias. Es la navaja suiza (¿china?) de las aplicaciones.

Es así como dos potencias, Estados Unidos y China, están llevando la operación y propiedad de TikTok al terreno de la política y las relaciones entre los dos países. Si no existe una solución a dicha problemática pronto, TikTok dejará de operar en Estados Unidos y probablemente otros países se le sumen. Esto podría llevar a que la aplicación termine encapsulada en ciertos países y se convierta en una rareza como WeChat para Occidente o una aplicación en desuso como Snapchat.

Instagram copió la característica de “historias” y filtros para selfies de Snapchat.

Además, otras empresas como Facebook por medio de Instagram ya están trabajando en aprovechar esta situación y han desarrollado Reels dentro de Instagram. Reels es una función de Instagram que es prácticamente una copia de TikTok.

No sería la primera vez que Facebook copia las características de otra aplicación. Fue el mismo Facebook el que copió todas las características de Snapchat en Instagram luego de que los socios de Snapchat se negaran a vender sus participaciones a Mark Zuckerberg. Así, este último ganó en dicho conflicto al acaparar el mercado y dejó a Snapchat prácticamente en el olvido al día de hoy.

Será cuestión de esperar unos días a la fecha de esta publicación para ver si TikTok finalmente será adquirida por una empresa americana o terminará siendo prohibida en Estados Unidos. Pase lo que pase, esta situación deja un mal precedente para las relaciones entre Estados Unidos y China, además de dañar el Estado de derecho y crear incertidumbre sobre el comercio de tecnologías con ambos países. Cualquier día, una empresa podría ser vetada por no alinearse con cualquiera de los dos gobiernos.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy estudiante de la carrera de administración en el ITAM. Me gusta todo lo relacionado con la política, economía y negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *