¿Sin ideas de qué ver? Better Call Saul!

En febrero de 2015 se estrenó por el canal estadounidense AMC Better Call Saul (BCS), spin-off y precuela de la famosa serie Breaking Bad. La concepción de un nuevo capítulo en el universo de Breaking Bad surgió desde 2009 por parte de Vince Gilligan y Peter Gould, creadores y guionistas de ambas series; luego de un par de años, en 2013, se confirmó que BCS oficialmente estaba en producción.

Better Call Saul sigue la historia de Jimmy McGill y su paso hasta convertirse en el abogado de Walter White, al que ubicamos en Breaking Bad como Saul Goodman. Al comienzo de la serie, vemos a Jimmy en un puesto en defensoría pública en Albuquerque, Nuevo México, con un mal sueldo y viviendo en un cuarto de un salón de belleza. Conforme avanza la narrativa, conocemos más sobre Jimmy y las relaciones que tiene en su vida: Kim Wexler, abogada en Hamlin, Hamlin & McGill, además de colega, amiga e interés amoroso. En dicha firma trabajan los socios Howard Hamlin y Chuck McGill, hermano de Jimmy, con quienes no mantiene una buena relación. Por diversas circunstancias, Jimmy se ve involucrado con narcotraficantes de la familia Salamanca (entre ellos Tuco y Lalo), Nacho Varga, Gustavo Fring y el ex policía Mike Ehrmantraut, quien realiza distintos trabajos para los personajes antes mencionados.

El desarrollo de Jimmy, al igual que el de Kim y la relación entre elles, son de vital importancia porque es, en esencia, una historia conducida por personajes (character driven), en lugar de una conducida por la trama (plot driven). Esto tiene todo el sentido del mundo si tenemos en cuenta que, justamente, lo que busca la narrativa es enseñarnos el paso de una persona a otra, de evidenciar las complicaciones por las que atraviesa y las consecuentes decisiones que debe tomar, que lo van moldeando y alejando de Jimmy, a la vez que lo acercan a Saul. Como alguien que prefiere estas historias justamente por la complejidad y exploración de personajes, es verdaderamente fascinante poder distinguir los momentos en los que hay esos rompimientos en Jimmy, en los que incluso pequeños actos gritan Saul.

Por su lado, Kim Wexler es una abogada excepcional; es inteligente, ambiciosa, leal, se preocupa por sus clientes y es buena negociando acuerdos con el fin de ayudarles. Kim crece como personaje junto con Jimmy (pero éste no la define), y es por él que se explora el lado más oscuro de su personalidad en lo que respecta a dilemas éticos.

Cuando Gilligan y Gould conceptualizaron BCS, no querían establecer la trama como algo inamovible, sino que se permitieron darle más flexibilidad. Es aquí donde entra Rhea Seehorn, cuya interpretación de Kim es clave para su desarrollo; el entendimiento que la actriz tiene del personaje al que da vida marcó el ritmo de la serie desde la primera temporada, permitiendo al equipo de guionistas hacerse una mejor idea de quién era Kim y partir de ahí para su evolución. Esto afectó también al personaje de Jimmy y su paso a Saul, a la vez que se centraron más en su relación con Kim.

Yo empecé a ver la serie porque Saul Goodman era de mis personajes favoritos y quería saber más de él, de su pasado y de su trasformación. Y, aunque le tengo mucho cariño a Jimmy, terminé enamorándome de Kim, y en gran medida se debe al talento de Seehorn, a quien siempre es grato escuchar hablar de la abogada por el compromiso que tiene con ella, con entender sus motivaciones y accionar y demostrarlo en pantalla.

A pesar del éxito de Breaking Bad, parece ser que Better Call Saul no ha alcanzado del mismo modo a las personas que estaban enganchadas con el auge y decadencia de Heisenberg, lo cual es verdaderamente una pena, pues la serie mantiene un nivel excepcional y admirable que no ha decaído en los seis años desde su transmisión.

Los spin-offs no siempre están al nivel de la serie de la que se desprenden y dejan mucho que desear, pero sin duda, éste no es el caso. Se puede criticar que surgen por la fama e ingresos que generó la serie base, sin embargo, BCS no ha perdido calidad ni enfoque en sus 50 episodios y esto dice mucho de las personas involucradas en la producción.

Tristemente, el arduo trabajo y dedicación invertido en BCS tampoco ha sido valorado adecuadamente por la crítica, pues entre 2015-2021 el cast & crew ha recibido cerca de 150 nominaciones en distintos premios (Critic’s Choice Awards, Emmy, Golden Globes, entre otros), de los cuales únicamente ha ganado 25 y 11 están pendientes; y la actuación de Rhea Seehorn ha sido todavía menos reconocida, muchas veces sin llegar a ser nominada, como en los Emmy. No me pregunten por qué odio Los Premios™.

Better Call Saul va más allá de “una serie de abogades” y, si son personas que vieron Breaking Bad, pero no se animaron a comenzar ésta cuando salió y aún no la ven, espero que este artículo sirva de empujón porque definitivamente merece una oportunidad. Además, como sólo queda una temporada cuyo estreno está previsto para 2022, nada más tendrán que pasar por un hiatus.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Estudio Comunicación Social y prefiero escribir antes que hablar. Considero que es muy importante realmente escuchar a las demás personas para así aprender de ellas.

Me gustan los libros de fantasía y las series de ciencia ficción de los 60’s. La mayoría de mis series favoritas están subestimadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *