¡Feliz no feliz cumpleaños!

En México tenemos una gran variedad de días festivos. Hay celebraciones de todo tipo y naturaleza. Sin embargo, en muchas ocasiones no nos sentimos tan identificados e identificadas con algunas de estas festividades. Hay quienes el 15 de septiembre hacen un gran festejo por unirse al tradicional “grito”, mientras que a otras personas no les resulta una celebración familiar importante. Hay quienes disfrutan mucho del día de muertos y por otro lado, personas a las que le pueden resultar una fecha triste; lo mismo pasa con la navidad, año nuevo, el día del amor y la amistad, etc. 

Al final, podemos decir que a nadie se le obliga participar de estas celebraciones. Pueden hacer el tamaño de fiesta que deseen, adaptarla a sus propios gustos o no hacer nada. No hay una regla establecida para festejar. Sin embargo, existe una fecha en la que socialmente estamos obligados a pensar, y que probablemente nuestro círculo familiar o de amistad nos consulta cada año sobre cómo será la celebración: me refiero a nuestro cumpleaños

Cumplir años puede resultar un momento de reflexión, en donde nos planteamos nuevos proyectos, reflexionemos sobre nuestro caminar y sobre las decisiones que hemos tomado. Pero el festejo de cumpleaños puede convertirse en todo un reto. Es por ello que realicé diversas entrevistas con personas que me contactaron a través de twitter, producto de una encuesta, y que sentían que “casi nunca” o “nunca” disfrutaban de su cumpleaños. Este texto está orientado a compartir y reflexionar que no siempre se tiene un “feliz cumpleaños”. No se trata de mostrar el lado negativo de algo, sino de comprender que como personas tenemos diferentes realidades. Puede que a nosotras o nosotros nos encante celebrar y eso sea lo normalizado, pero hay quienes no disfrutan mucho. 

Ilustración vía Quentin Blake

De memorias y madurez 

Las situaciones que enfrentamos en nuestro pasado es un aspecto que modela nuestra personalidad. Vivencias que resultan agradables harán que como adultos nos orientemos a preservarlas, en cambio aquellas que dejaron un amargo recuerdo, por muchas razones serán algo que deseemos evitar. Mientras vamos creciendo, algunas actividades que nos gustaban en la infancia, poco a poco van resultando menos atractivas. 

Cuando era niña me gustaba mi cumpleaños y me emocionaba pero conforme he ido creciendo y volviéndome mayor me desagrada más. Y la verdad es que no entiendo por qué, supongo que para mis seres queridos ha perdido importancia y para mí también. Cuando era niña lo celebraba pero cada año lo paso cada vez con más indiferencia.
Beiry

Con el tiempo y el crecimiento de nuestro pensamiento, vamos deshaciéndonos de diferentes elementos que nos ocasionan problemas. Amistades conflictivas, relaciones amorosas, nuestras propias actitudes y hasta gustos. Dentro de nuestro cumpleaños, algo importante que vamos desechando conforme pasan las experiencias, es de la expectativa del festejo. 

Todo me parece demasiado abrumador. Creo que es un día con demasiada expectativa, donde los reflectores están sobre ti. Y creo que las cosas con demasiada expectativa me dan ansiedad. Es abrumador el cumplir con una expectativa.
NDRR

La cosa es que yo cumplo el 10 de mayo jeje entonces es un día difícil para cumplir años. Nunca he podido salir con mis amigos el mero día de mi cumpleaños, a mucha gente se le olvida pero por otra parte siento que hay muchas expectativas de los festejos de cumpleaños. Siento que tiene mucho que ver con las expectativas que se tienen del cumpleaños lo que hace que casi no disfrutes.
Ana Paula

Ilustración vía Quentin Blake

Y es que entramos a un estrés innecesario por la expectativa de hacer una fiesta que les guste a todos, de ser en un día en donde la mayoría pueda ir y de vernos perfectamente bien. Gastamos en los preparativos, o nos estresamos en buscar una opción para ir a comer que les quede cerca, que les agrade a la mayoría y demás aspectos. Al final, siempre llegan mensajes de cancelaciones, o simplemente se les olvidó. Hacemos la fiesta para los demás, y no para que la persona que cumple años la disfrute. 

De pronto organizo algo para mi cumpleaños, preparo todo y me cancelan y termino con menos personas que las que creía y me duele. El anterior al pasado, me la pasé trabajando y para “celebrar” me fui de antro, pero mi otro ex me hizo un súper berrinche y lloré muchísimo y no me la pasé nada bien. Tuve que pagar por alcohol que no consumí.
Maji

El festejo casi siempre termina en discusión con familiares, entonces eso crea que el día como tal no lo disfrute tampoco.
Verónica

Con mis amigos hay acuerdos mutuos, pero también ha habido momentos en que me he sentido presionada a celebrar con ellos/as.
Beiry

Ilustración vía Quentin Blake

La lucha contra la expectativa

Todos los días cargamos con diferentes expectativas como las académicas, profesionales, familiares, entre amigos o en una relación. A veces estas pueden estar ocultas, pero siguen estando ahí. Lo mismo sucede con nuestros cumpleaños. Se espera una gran celebración por llegar a cierta edad; como todos hicieron una fiesta estás comprometido o comprometida a lo mismo, etc. Lo dañino de esto, es cuando existe la expectativa sobre tus emociones y sentimientos al respecto. Debes estar alegre, ser feliz y poner tu mejor cara. Llegarán mensajes a tus redes sociales -algunos se sentirán como si lo hicieran por compromiso-. En cambio a otros se les olvidará, porque Facebook no les recordó. Volvemos a caer en una condición de expectativa. 

Desde niños se nos ha educado que es un día especial que debe ser celebrado y cuando creces a medida de tu vida social u ocupaciones cuando nadie lo recuerda o nadie te felicita tenemos la idea de que no hemos impactado en la vida de alguien como para mínimo merecer una felicitación.
Erikc

Cuando se trata de mi cumpleaños, procuró que no sepa mucha gente de mi fecha de nacimiento, no lo tengo público en ninguna parte, y he hablado con mi círculo cercano para expresarles que no me gusta festejar de ninguna manera mi cumpleaños, no me agrada mucho la idea de recibir regalos y que precisamente no querría que hubiera alguna felicitación pública, aun así ellos casi no me hacen caso, siempre hay algún intento de festejar. Eso me resulta muy incómodo a veces.
Lauren

La experiencia de la vida me ha mostrado que jamás una celebración de cumpleaños saldrá tan apegada a nuestra planeación. Y es por esto, que lo principal que debemos hacer es romper con la expectativa. No esperar algo especial de alguien, de la celebración ni de nuestra persona. Cada quien merece celebrar a su gusto, o simplemente puede no hacerlo. 

Me gustaría despertar y ser recibida por felicitaciones en persona de familia, amigos y novio. Bañarme, que alguien venga a arreglarme el pelo, las uñas y todo eso. Salir a desayunar, después salir a pasear, cine, comer tranquila en casa con la familia y en la noche una fiesta muy especial con mis amigos.
Maji

Ilustración vía Quentin Blake

Para quien cumple años podrá ser un día muy especial, pero para los demás tal vez se trate de un día ordinario. Y ese es un punto de partida que debemos tener. Todo sigue igual, los únicos cambios es que ahora tenemos un año más de experiencia de la vida. 

Pues al final es un día más, obvio es importante por qué es un año más de estar aquí y ver cuánto has crecido y que más puedes hacer.
Verónica 

Es una fecha importante pero no deberíamos poner tanta atención a lo que sucede en el exterior sino que las cosas importantes vengan de uno mismo.
NDRR

Al final, la primera persona en darnos un abrazo de cumpleaños debemos de ser nosotros/as. Valorando todo nuestro avance, nuestros sueños, nuestra existencia. Sabiendo que hemos crecido no solo en edad, sino también en madurez en muchos ámbitos. 

Más que idealizarlos son una fecha de agradecer, es como nuestro año nuevo personal. Reflexionar sobre qué somos y hacía donde vamos.
Erikc

Son días que para nosotros son especiales, y podemos tomar cosas chidas y hacer los días como queramos. Y debemos de tener las herramientas para hacerlo.
Maji 

Quisiera aprovechar para invitar a nuestros seres queridos que les emocionan las fiestas, que no hay problema en ello, sino que siempre es importante escuchar a quienes nos rodean sobre su sentir al respecto.

En esta gama de preferencias, gustos, estilos y personalidades, creo que podemos aprender a respetar las costumbres y los rituales que cada quien decida para sus cumpleaños.
Lauren

También debemos reconocer por parte de quienes casi no disfrutamos de la celebración de cumpleaños, que cuando hay personas que nos acompañan y se emocionan por nosotros no lo hacen con una mala intención. Sino que guardan un extremo cariño. Nos toca valorar cada momento posible con nuestros seres queridos, eso es algo sustancial que nos ha dejado la pandemia. 

Si me preguntas, yo diría que siempre disfruto mi cumpleaños. Recibir las felicitaciones  de mis papás, ahora que vivimos lejos, las mañanitas en el teléfono, siempre desde que tengo memoria era como la manera más emocionante de iniciar un día. Para mí eso me hace el día. No sé qué va a pasar cuando mueran… Supongo que habrá un vacío muy grande. Pero bueno, ahorita no se trata de pensar en eso.
Jules

Al final, celebremos o no, es importante reconocernos como seres especiales, personas únicas e irrepetibles, y eso se celebra todos los días de nuestra vida. A nuestro estilo, claro está. No se preocupen por como participarán los demás de este festejo, cada quien se acercará en el momento preciso para celebrar juntos, la dicha de seguir en este camino. 

¡Les mando un cálido abrazo de cumpleaños y otros 364 de no cumpleaños!

Les recomiendo al terminar de leer el texto la canción “Again” de The George Kaplan Conspiracy. 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Él/He
Joven oaxaqueño formado en Ciencias de la Educación. Aprendiendo constantemente de las diferentes realidades sociales. Disfruto viajar y vivir México a través de sus culturas, arquitectura, gastronomía y misticismo. Amante del café, los momentos entre amigos y la música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *