Sí a las Olimpiadas, no al público internacional

En cuatro meses exactos, se celebran las anticipadas –y retrasadas– Olimpiadas en Tokio, Japón. Como ya se sabe, las Olimpiadas debieron de haberse celebrado el año pasado, sin embargo, por motivos de la pandemia fueron pospuestas a este año. A pesar de las nuevas tendencias mundiales de una nueva oleada de casos de Covid-19, Japón parece ser de los únicos países que mantiene controlada la situación.

Para el Comité Olímpico esto es una muy buena señal, puesto que tras posponer un año el evento, se tenía el miedo de tener que cancelarlo completamente y esperar llevar a cabo el evento en el 2024 en París. No obstante, decidir con el rumbo de las Olimpiadas para este año ha conllevado sus sacrificios. El más grande, sin duda, la prohibición del público internacional al evento.

Por un lado, esto parece ser una razón sumamente válida tomando en consideración, nuevamente, que Japón es de los pocos países que ha logrado contener, dentro de lo que cabe, los casos de covid en su población. Considerando que en los Juegos Olímpicos de Río en el 2014 participaron más de 11 mil atletas representando a 205 países en los 28 deportes olímpicos, es de esperarse, ahora con la introducción de 5 disciplinas nuevas, que el número de atletas aumente considerablemente. Ahora, no es únicamente la entrada de los atletas, sino también del equipo que los apoya, por ejemplo, entrenadores y entrenadoras.

En suma, la lista de invitados cada vez se hace más grande. Ante la situación actual donde hay diversos países que participarán en las Olimpiadas que no han logrado contener la pandemia en casa, por ejemplo, Estados Unidos y México; Japón se enfrenta a un reto sumamente desafiante al tener que mantener un registro de cada uno de los involucrados en los juegos. Reto que ciertamente los estrictos protocolos intentarán mitigar.

Vía Marca

Por otro lado, la falta de público internacional es un fuerte golpe económico para Japón. Ser la sede de esta magnitud de eventos en primera instancia requiere de una inversión gigantesca de infraestructura tanto de sedes olímpicas, por ejemplo, los estadios, como de servicios básicos como lo es el alojamiento. Es claro que cuando un país decide entrar en el sorteo de sede es porque ve el beneficio económico mayor: el turismo. En tan solo las últimas tres Olimpiadas, más del 90% de los boletos públicos para los juegos se vendieron.

Recientemente a excepción de los Juegos Olímpicos del 2016 en Río, las sedes logran ganar más de lo que gastan en los Juegos Olímpicos. Honestamente con que se cubra el costo es suficiente para decir que los Juegos fueron éxito para la sede. Sin embargo, ahora con la falta de visitantes extranjeros es casi seguro que Japón será de los que registren pérdidas por haber sido anfitriones.

Claro, la pandemia lo explica y hasta cierto punto lo justifica. Pero es necesario cuestionarse hasta qué punto este tipo de eventos va a ser sustentable para los países. Han recorrido diversas fotos de cómo quedan las sedes físicas después de los eventos masivos deportivos y la verdad es triste ver el abandono que la mayoría de las sedes tienen ¿Es rentable seguir construyendo infraestructura para abandonarla en cuanto termine el evento masivo? Además, siguiendo un poco con el pesimismo, la pandemia vino a cambiar la forma en la que se llevan a cabo los eventos en general. Pensar en los eventos masivos como el Mundial de la FIFA y los Juegos Olímpicos actualmente suena como una locura antihigiénica.

¿Serán los Juegos de Tokio la prueba de oro?

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Hola! Soy Mariana, tengo 24 años y actualmente estoy estudiando Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el ITAM. Aunque me encantan la mayoría de los deportes, mi mero mole es el fútbol americano. Desde chiquita apoyo a los únicos e inigualables Acereros de Pittsburgh.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *