De la música al cine

Existen actores y actrices que de un momento a otro sorprenden al mundo con su voz. Un talento que mantenían oculto y que consigue plasmarlo de forma increíble en el soundtrack de alguna película. Por otro lado, hay artistas que han crecido en ambas industrias al mismo tiempo (actuación y canto) y que han sabido equilibrarlo con mucha gracia.

Pero existe también un tercer caso, y éste es el más peculiar para mí. El caso en el que un cantante, con una larga y consolidada carrera musical, decide dar un salto a la actuación y lo logra. Ese momento en el que un ícono pop, que el público está acostumbrado a ver sobre escenarios, consigue cambiar su imagen y transformarse en otra persona tras una pantalla de un cine.

Uno de los ejemplos más recientes es, sin duda, el de Lady Gaga en 2018. Al convertirse en la protagonista de A Star is Born logró ganarse a un público completamente nuevo. Gracias a su trabajo, ya no es reconocida solamente en la música, sino que también pasó a ser premiada en la industria cinematográfica, incluido uno de los máximos reconocimientos que se puede tener en esta área; una nominación al Óscar como Mejor Actriz.

Así como Gaga, hay otras personas cantantes que han hecho esta transición y han sido tomadas muy en serio. Y aunque la lista de éxitos no es tan larga, la aportación que sus películas han dejado en el cine es auténticamente valiosa.

Cher

Para la década de los ochentas, Cher ya era todo un icono de la moda y música pop. En 1982, entre discos solistas y del dúo Sony & Cher, ya contaba con más de 15 álbumes de estudio. Este mismo año fue cuando estrenó su primera gran película “Come Back to the Five and Dime, Jimmy Dean, Jimmy Dean” que le valió una nominación como mejor actriz secundaria en los Golden Globes. A partir de ese año su fama en el cine creció exponencialmente con películas como “Silkwood” (1983), “Mask” (1985) y “Mermaids” (1990). Pero, sin duda, su película más representativa ha sido “Moonstruck” de 1987, con la cual consiguió algo que parecía inimaginable para entonces: ganó el Oscar a Mejor Actriz por una comedia románticaanteponiéndose a actrices como Meryl Streep y Gleen Close.

David Bowie

Casi diez años después de su primer álbum, Bowie protagonizó su primer largometraje: “The Man Who Fell to Earth” (1976). Esta película surrealista, que es considerada como de culto, trata sobre un extraterrestre (interpretado por Bowie) que llega a la tierra para buscar una forma de transportar agua a su planeta. Esta cinta tuvo una influencia importante en la cultura pop de su década y le abrió las puertas para conseguir otros papeles en cintas como “Merry Christmas Mr. Lawrence“ y “Labyrinth” (1986). Bowie, incluso, terminó trabajando de la mano de directores como Martin Scorsese y Christopher Nolan.

Madonna

El paso de Madonna por la actuación es bastante pedregoso y polémico, cosa que, de hecho, siempre supo aprovechar a su favor. Desde thrillers eróticos hasta clásicos noventeros como “A League of Their Own” (1992), Madonna ha participado como actriz en más de 15 películas. Aunque su presencia más fuerte en el cine sigue siendo desde las bandas sonoras, en 1996 consiguió un reconocimiento crítico importante por su papel en “Evita”. Gracias a su interpretación de Eva Perón, y con música de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, Madonna ganó el Golden Globes a mejor actriz musical en 1997.

Frank Sinatra

Al recordar a Sinatra, es imposible no pensar sus míticas canciones de jazz y blues. Su increíble voz. Fue una leyenda en la música, pero muchas personas olvidan que también lo fue así en la actuación. En su carrera ganó 3 premios Oscar, uno de los cuales fue mejor actor de reparto por su papel de Angelo Maggio en “From here to eternity” (1953). Su filmografía incluye películas como “Anchors Aweigh” (1945), “On the town” (1949) “The man with the Golden arm” (1955) y “Some came running” 1958). En ellas actuó a lado de personalidades como Gene Kelly, Montgomery Clift y Shirley MacLaine.

Björk

Bjork ha actuado en solo cuatro películas y no lo ha vuelto a hacer desde 2005, pero es que su presencia en “Dancer in the dark” es tan fuerte que es imposible no relacionarla con el cine. Ya con tres exitosos álbumes de estudio, Björk decidió en el 2000 participar en esta cinta de Lars von Trier. En ella interpreta a Selma, una mujer inmigrante que trabaja en una fábrica y ama la música, pero que esconde un secreto: está perdiendo la vista debido a un defecto congénito y su hijo también la perderá si no consigue a tiempo el dinero suficiente para su operación. Gracias a este papel, Björk ganó el premio a mejor actriz en el festival de Cannes.

Mary J. Blige

El acercamiento a la actuación de Mary J. Blige llegó en 2001, diez años después del inicio de su carrera, pero no fue hasta tiempos recientes, en el 2017, que encontró su gran papel en la cinta producida por Netflix, “Mudbound”.  En esta película sobre guerra y racismo, Blige mostró un amplio matiz dramático que le valió una nominación al Óscar como mejor actriz de reparto.

Los actores, actrices (y cantantes) de esta lista ejemplifican la versatilidad que el arte es capaz de ofrecer, y de cómo a veces, para lograr grandes resultados es necesario atreverse a dar un pequeño salto hacia lo que resulta diferente.

Me gusta escribir sobre las cosas que me apasionan. El cine es una de ellas.

Psicólogo, yucateco y a veces muy soñador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *