Dark: cambiando los “cómos” por los “cuándos”

Si HBO tiene su “Chernobyl”, una especie de thriller histórico basado en la catástrofe de 1986 en Ucrania; Netflix tiene su “Dark”, un drama de ciencia ficción —ubicado de igual manera en 1986— en el que una planta nuclear también funciona como ejemplo de desastre, negligencia y horror.

En la pequeña comunidad de Winden, Alemania, donde “nunca pasa nada” y toda la población se conoce entre sí, acaban de desatarse una serie de misteriosos sucesos que tienen a la gente sumamente intrigada, confundida y alborotada. Erik, un joven de 15 años y Mikkel, de 11, han desaparecido. Meses antes de estos acontecimientos, un hombre llamado Michael se suicida, dejando una carta que no debe de ser abierta hasta el 4 de noviembre de 2019 a las 10:13 p.m., fecha en la que la serie comienza y Mikkel desaparece, ¿coincidencia?

Investigando en el bosque, la policía encuentra el cadáver de un niño con vestimenta de los años 80 y un walkman que aún funciona. La autopsia revela que los tímpanos del menor explotaron, misma característica que poseen los pájaros que en determinado momento llueven del cielo, cayendo muertos al pavimento y las 33 ovejas que perecieron en un campo en 1986, año en el que desapareció Mads, el hermano menor de Ulrich, quien es padre de Mikkel.

“Dark” nos sumerge en un profundo misterio que bien pudo salir de alguna novela de Agatha Christie, llevándonos a crear diagramas de los personajes para entender cómo se conectan entre sí, pero, sobre todo, para diferenciar las dos líneas de tiempo en las que la serie se desenvuelve: 2019-1986. Los protagonistas existen en ambas, con rangos de edad distintos, lo que nos permite vislumbrar sus motivaciones, pasiones y traumas.

El juego de saltos en el tiempo que se da es interesantísimo, sobre todo porque, debido a otros contenidos que también utilizan este recurso, nuestro concepto de realidad se amolda a una teoría común: si viajas al pasado y cambias algo de la historia, cuando regreses al futuro —o sea, el presente— entonces éste será distinto debido a ese cambio. En “Dark” esto se lleva más allá porque coloca a un personaje nacido en el presente/futuro en el pasado, que subsiste hasta el presente/futuro de la serie, o sea, una paradoja.

Si aún no has comenzado a verla, esto podría ayudarte:

 

Michael (suicidio) – esposo de Hannah = padres de Jonas

Hannah tiene una “aventura” con Ulrich (su hermano menor desapareció en 1986) – esposo de Katharina = padres de Magnus, Martha y Mikkel (desaparecido)

Martha es novia de Bartosz – mejor amigo de Jonas – quien tiene un crush con Martha

El terapeuta de Jonas – esposo de Charlotte (policía que trabaja con Ulrich) = padres de Franciska quien tiene un crush con Magnus

Helge (anciano loco) – padre del terapeuta de Jonas – era conserje en la planta nuclear en 1986

Aleksander (jefe en la planta nuclear) – llegó a Winden en 1986 – padre de Bartosz

Claudia (directora de la planta nuclear en 1986) – hija de Tideman (jefe de policía en 1986) – madre de Regina

Noah

Inés (enfermera en 1986) – abuela de Jonas – madre de Michael

 

Pareciera que “Dark” es como jugar “Clue” frente a una pantalla: ¿Quién es Noah? ¿Por qué se suicida Michael? ¿Cómo desaparecieron Erik y Mikkel?… Pero la pregunta no es quién, ni por qué, ni cómo, sino “cuándo”.

Guionista yucateco radicado en la CDMX. Escribo sobre películas, series y debates del momento.

2 respuestas a «Dark: cambiando los “cómos” por los “cuándos”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *