Once Upon a Time in Hollywood: Un destello nostálgico proveniente de otra época.

La novena película de Quentin Tarantino llegó a los cines del mundo luego de su estreno en Cannes en mayo de este año. Aquí, el aclamado director nos transporta hacia Hollywood a fines de la década de los 60´, en plena decadencia del sistema de estudios hollywoodense y con el hipismo en su punto más alto.

Tarantino hizo de Once Upon a Time in Hollywood una carta de amor para la industria cinematográfica y para una época a la que le hubiera encantado pertenecer. Con ella, homenajea tanto al cine de espías como al western y a los grandes iconos del cine y la televisión de ese momento. Alejándose de esa fórmula de venganza que venía predominando en sus últimos films, utiliza esos años turbulentos y cambiantes, para contarnos una historia que se sustenta en las relaciones de amor y amistad. Además de que nos deja un gran mensaje lleno de esperanza al momento de irnos del cine.

La historia del film gira en torno a los asesinatos perpetrados por la familia Manson en Cielo Drive 10050, residencia por entonces de Roman Polanski y su esposa Sharon Tate. La noche del 9 de agosto de 1969, integrantes del clan asesinaron a Tate y a un grupo de amigos que estaba acompañándola en la casa, mientras su esposo se encontraba en Europa. Cabe señalar que Sharon estaba embarazada de ocho meses en el momento de su muerte. Este hecho es considerado un punto de quiebre tanto para la historia de Estados Unidos, como para la industria cinematográfica de dicho país, ya que supuso un violento cambio sociocultural.

Alrededor de estos sucesos se integran tanto Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y Cliff Booth (Brad Pitt). Ambos son construcciones basadas en grandes personajes de la época que poseen los rasgos distintivos que caracterizan a los personajes de Tarantino, los cuales hacen que la audiencia empatice rápidamente. El gran carisma y talento que poseen los actores hace que puedan llevar estas interpretaciones a un nivel muy alto, entregándonos actuaciones impresionantes. Otro punto destacable es la química entre ellos, juntos logran momentos hilarantes a lo largo del film. También tenemos a Margot Robbie como Sharon Tate que, si bien no posee mucho tiempo en pantalla, logra captar la esencia del personaje muy bien. El reparto es muy extenso y lo completan figuras como: Al Pacino, Bruce Dern, Kurt Russell, Dakota Fanning, Timothy Olyphant, Damian Lewis, Emile Hirsch, entre tantos otros.

La fotografía por parte Robert Richardson es magistral como de costumbre, debido a que logra captar a la perfección el color característico de la época. Tarantino logra nuevamente un soundtrack espectacular, repleto de canciones de esa etapa que nos ayudan a contextualizar y que se articulan de maravilla con la película. Además, es un lujo escuchar canciones de Neil Diamond, Simon & Garfunkel, Los Bravos, Deep Purple y muchos más; que sin dudas enriquecen la experiencia cinematográfica.

Uno de los puntos flojos a mi parecer es la edición por parte de Fred Raskin que, si bien no hace un mal trabajo, se extraña la mano frenética que le aportaba la fallecida Sally Menke a las películas de Tarantino.

Once Upon a Time in Hollywood no es perfecta ni mucho menos, y tampoco es la mejor película de Tarantino, pero posee un corazón y un alma que ningún otro film del director posee. Está cargada de amor a la vida y al arte. Es su obra menos autorreferencial pero más íntima; en la que expone todos sus sueños, sus sentimientos y sus deseos, además de utilizar la película para materializarlos y crear una realidad de cuento de hadas en la que le gustaría vivir.

En resumen: Once Upon a Time in Hollywood nos ofrece una experiencia cinematográfica completa y diferente a las demás propuestas que predominan actualmente. Es una manifestación explícita de amor al séptimo arte que combina personajes bien construidos, una fotografía de primer nivel y un soundtrack perfecto. Es una película extraña, pero también extraordinaria y fuera de lo común para los tiempos que corren. Es un pequeño destello de arte proveniente de otra época.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Escribo sobre cine, series y cuestiones relacionadas a la cultura pop.

Apologista de Spielberg y reinvindicador de De Palma. Argentino y, como tal, futbolero. Ademas futuro historiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *