Las jóvenes promesas incumplidas

Estando prácticamente a la vuelta de la noche culmen de la temporada de premios de 2021, creo que es un buen momento para hablar de la película nominada que más ha resonado conmigo este año. Y es que, entre las múltiples sorpresas de esta inusual temporada de premios, quizá la que menos esperaba era la presencia y consideración de la película Promising Young Woman, filme debut de la actriz y ahora directora Emerald Fennell (que llega a latinoamérica con el título Hermosa Venganza, por alguna razón).

Mi sorpresa no se debió a alguna falta de calidad en la película, todo lo contrario. Quedé sorprendida porque este no es el tipo de película que Hollywood suele voltear a ver, y mucho menos premiar. Entre otras cosas, porque la dirige una mujer, la protagoniza una mujer, fue escrita por una mujer, habla de un grave problema social que afecta mayoritariamente a mujeres y lo hace con los colores vibrantes y con el soundtrack empalagoso de una “chick flick”, un género estereotípicamente de mujeres.

No sé si sea solo yo y mi cinismo hacia Hollywood, pero me parece que tan solo 5 años atrás una película como esta jamás hubiera llegado a los oídos de ningún miembro de la Academia. Parece que en este mundo “pandemial” tal vez haya lugar para los milagros.

Para quien no haya tenido oportunidad de ver la película, la trama gira entorno a Cassie (Carey Mulligan), una chica que dejó sus estudios de medicina después de que su mejor amiga sufriera un abuso sexual por parte de sus compañeros de la carrera durante una fiesta. Años después, Cassie se dedica a cazar a hombres en bares que buscan chicas borrachas para abusar de ellas para enseñarles una lección. Hasta que un día el nombre del violador de su amiga resurge en su vida. Sabiendo que él pudo seguir viviendo su vida como si nada, Cassie decide cobrar venganza de él y de todas las personas que tomaron parte en el sufrimiento y humillación de su amiga, dejando todo de lado para cumplir su objetivo.

Entonces, ¿por qué esta película ha conseguido llamar tanto la atención de la cima de Hollywood? En realidad, hay muchas posibles razones. Una de ellas podría ser el cómo trata un tema tan grave y difícil para las mujeres como lo es abuso sexual, la cultura de la violación y la re-victimización de las sobrevivientes. Gracias al brillante guión de Fennell, se crea un interesante juego de opuestos con el que la cinta llega a ser crudamente realista pero amargamente optimista al mismo tiempo.

La película no quiere que sientas total desesperanza por la situación de las mujeres en el mundo, pero definitivamente no teme golpearte con la fría realidad cuando quiere dar a entender su punto. Es una perspectiva dura y difícil de tragar, pero ese el mejor combustible para crear discusiones y debates de opinión, algo que ha ayudado mucho a dar a conocer la película a gran escala desde antes de ser nominada por la Academia.

Otro brillante punto que hace resaltar a Promising Young Woman es que quizá tiene el reparto más inteligentemente escogido en una película en muchos años. Fennell no solo buscaba buenos actores que dieran grandes actuaciones. Ella estaba consciente de que para remarcar la realidad de que hasta las personas más agradables que conoces pueden ser abusadores y solapadores tenía que buscar a los actores que la gente estuviera más acostumbrada a querer y empatizar con ellos.

Alison Brie (Community), Adam Brody (The O.C.), Christopher Mintz-Plasse (Superbad) y Max Greenfield (New Girl) son parte del reparto de crueles personajes secundarios que conocemos a lo largo de la película. Pero su carisma y fama por ser los “buenos” crean una sensación de incomodidad, incredulidad, y hasta de apología. El mayor ejemplo de ellos es el comediante y director de Eighth Grade Bo Burnham. Aunque a las audiencias latinoamericanas no se les haga tan conocido, Burnham posee un gran carisma y sentido del humor ácido que se ha ganado el corazón de la audiencia de los Estados Unidos, lo que hace desgarrador el desenlace de su personaje.

Este es un tipo de “meta-casting” efectivo y que logra realzar el mensaje de la película, algo realmente aplaudible.

Por otro lado, y como habíamos mencionado antes, la cinta es una dura crítica a la cultura la violación. Pero más que solo decir “la cultura de la violación es dañina para todos, the end”, Fennell lo lleva aún más lejos. Nos hace ver, por más que lo queramos ignorar, cómo todas las personas podemos llegar a ser cómplices de su propagación y normalización. Lo hacemos sin darnos cuenta. Cuando priorizamos el “potencial” de un hombre acusado de abuso por encima del de la mujer afectada y abandonada por las autoridades que debieron protegerla. Cuando somos incapaces de empatizar con una víctima a menos que la hayamos conocido personalmente. Cuando culpamos a la mujer de su propio abuso y no al hombre que se la causó. Cuando nos rehusamos a señalar a los abusadores en nuestra familia y círculo social por miedo a las consecuencias.

La directora ha declarado en entrevistas que ella buscaba representar realistamente cómo una mujer como Cassie —que se encuentra en una espiral de venganza parecida a la de los adictos, pero que realmente no tiene superpoderes de ningún tipo— podría tomar venganza, con todo lo que ello implicaría. Y son las consecuencias de sus decisiones las que generan el punto más controversial de la película, y que hace que la gente se incomode al punto de desestimar el resto del filme, sin llegar a ver la imagen completa y el mensaje de su directora.

Y es quizá por ello mismo que la Academia ha decidido tomarla en cuenta para los galardones. Es una cinta divisiva, al mismo tiempo rom-com y thriller, cínica pero optimista, femenina pero agresiva, y no es algo fácil de tragar para todos. Pero algo que no puede negarse es el corazón con el que fue hecha, desde el guion hasta la post-producción. Promising Young Woman busca generar reflexiones personales, que nos hagan cuestionarnos las convenciones sociales a las que estamos acostumbrados, las vidas que han sido dañadas por ellas, y cómo podemos participar en crear un mundo donde las mujeres podamos sentirnos más seguras, valoradas y escuchadas.

El hecho de que una película con estas ideas y mensajes haya llegado a lo más alto de los premios del cine mainstream hollywoodense habla mucho de cómo la Academia ha intentado desprenderse de sus valores arcaicos que han privilegiado el punto de vista masculino, blanco y patriarcal desde el inicio de la industria, y se ha aventurado a escuchar y reproducir las valiosas y talentosas voces de las minorías. Sin embargo, esto también nos hace ver con mucha tristeza lo lento que ha sido el camino para llegar hasta aquí, lo poco que se ha logrado en realidad, y sobretodo, lo mucho que nos hace falta por recorrer.

¿Cuándo cumplirá la Academia sus promesas de decirle adiós a la parcialidad y hola a la verdadera inclusividad, no a la inclusividad performativa? Pues, tal vez este año con películas como Nomadland, Promising Young Woman y One Night in Miami se dio un paso en la dirección correcta, pero no fue lo suficientemente grande. ¿Tal vez el próximo? La esperanza muere al último.

Para terminar, les tengo una pequeña petición. Cuando decidan ir a ver Promising Young Woman, ya sea en el cine, en un servicio de streaming o como sea que la quieran ver, no esperen simplemente unas horas de entretenimiento vacío. Tómenla mejor como una sincera reflexión de su persona, observen a todos los personajes de la historia, sus acciones y sus motivos, y pregúntense: ¿qué hubieran hecho ustedes?

 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy licenciada en comunicación, me especializo en cine pero me apasiona más que nada la escritura, y soy una guionista aspiracional. Por cierto, si me ven activa en twitter recuérdenme que debería estar escribiendo. Solo veo películas de Disney y donde las mujeres no sean adornos, pero haré una excepción por Adam Driver. Me interesa mucho la astrología, el tarot y la magia. Típico de libra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *