La película más corta en ganar un Óscar

Una noche cenando en casa de un amigo nos encontramos en la (siempre difícil) tarea de elegir una película. Teníamos ganas de ver algo nuevo pero ya era un poco tarde y no queríamos empezar nada que no pudiéramos terminar. Justo para esas fechas estaba la temporada de premios y fue de ahí que nos surgió una idea para guiar en nuestra elección: ¿Cuál será la película más corta en haber ganado un Óscar? (enfocándonos en la categoría de Mejor Película). Acordamos que cualquiera que sea el resultado lo aceptaríamos, y bastó unos cuantos segundos para consultarlo en internet y dar con la respuesta.

Este record se le atribuye a un film de 1955 llamado ‘Marty’, que con 85 minutos de duración es el largometraje más corto en ganar el premio. Así pues, sin saber más que este dato y una breve sinopsis, fue nuestra elección de aquella noche. Una elección casual pero que resultó ser muy afortunada.

Esta película es la historia de Marty, un carnicero en sus 30s que vive con su madre y forma parte de un gran número de hermanos en donde él es el único que sigue soltero. Marty es un hombre noble y de buen corazón pero es constantemente rechazado por su aspecto físico. Todo el tiempo recibe cuestionamientos de cuándo piensa casarse, pero él, aunque lo desea, abandonó hace un tiempo la esperanza de esto. Un día, tras uno de los muchos intentos de su madre por encontrarle pareja, lo anima a ir un baile, al que finalmente accede asistir. En este lugar conoce a Clara, una profesora de ciencias con la que tendrá la mejor cita de su vida.

La cinta está dirigida por  Delbert Mann y protagonizada por Ernest Borgnine, quien hasta ese momento era conocido por papeles rudos –como el cruel sargento de “From Here To Eternity”-, por lo que Marty, un personaje sensible y vulnerable, le permitió mostrar un rango actoral completamente distinto.

La historia es sencilla, y es precisamente en esa simplicidad en la que se encuentra su belleza. La película se desarrolla en el transcurso de dos días y sin embargo permite conocer a los personajes de una manera profunda y honesta. Se muestran emociones universales con las que es fácil identificarse, como lo es la soledad, el rechazo y el deseo de ser amado. Denuncia una sociedad que da demasiada importancia a la profesión, estado civil y aspecto físico de una persona, y que al final, no importa lo que hagas nunca mantendrás satisfecha.

Marty es una invitación para buscar la felicidad sin depender de otras opiniones. Es la emoción de conocer a alguien por primera vez y tener una plática que deseas que nunca acabe. La película está, además, rodada en auténticas calles de Nueva York, lo que le agrega más valor a su género y plasma una gran esencia del cine de los años 50s.

Además del premio a Mejor Película, Marty también ganó Mejor Actor, Guion y Dirección además de la Palma de Oro en el festival de Cannes siendo una de tres únicas películas en la historia (junto con la reciente Parasite) en lograr el premio principal en ambas ceremonias.

La relevancia de Marty va más allá de sus premiaciones, y es un buen ejemplo cinematográfico de cómo en poco tiempo se puede trascender. Una película que, a pesar de durar 85 minutos, se queda contigo por mucho tiempo más del que dura.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Me gusta escribir sobre las cosas que me apasionan. El cine es una de ellas.

Psicólogo, yucateco y a veces muy soñador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *