Fleabag: This is a Love Story

Phoebe Waller-Bridge es la creadora de esta serie que navega en las profundidades de Fleabag, una mujer que promedia los treinta años, con una familia particular y una historia de vida que nos enseñara y expondrá diversas cuestiones. Nuestra protagonista da el nombre a la serie y  es interpretada por la misma Waller-Bridge. Con un tono dramemy, que funciona de manera excelente pasos de comedias con momentos drama, Fleabag es una acertada representación de la vida, tanto de la bueno como de lo malo. De las miserias y virtudes de cada ser humano y de la consecuencia de nuestros actos.

Estamos frente a una propuesta que posiciona a la mujer en un rol central y expone comportamientos machistas instalados en nuestra sociedad. La primera temporada aborda esta temática de una manera más directa, y no solo propone una desconstrucción para los espectadores sino también para nuestros personajes.

Es una serie sobre la muerte y el duelo. Tenemos dos grandes tragedias que atraviesan la historia de una manera troncal; el suicidio de Boo y la muerte de la madre de Fleabag. Ambas nos mostrarán, en primer lugar, cómo ella afronta estas dos grandes pérdidas en su vida y además, cómo lo hacen aquellos que la rodean.  La negación está muy presente tanto en nuestra protagonista con el suicidio de su amiga, como en su padre y su hermana con la muerte de su madre. Además, estos últimos ven en Fleabag una representación de esa pérdida y esta es una de las razones de su comportamiento hacia ella.

Todos los actos de nuestra protagonista son para negar no solo estas muertes y la extraña relación que tiene con su familia, sino para ocultar las consecuencias de muchas cosas que hizo. Fleabag intenta tapar las malas decisiones de su vida constantemente, y la mayoría de las veces utiliza el humor para eso. Ya sea burlándose de alguien o algo para escapar de una situación que la pone incómoda o cargándose ella misma. Esta es una de las formas con las que decide exponerse, y a la vez tapar lo que realmente le sucede. La otra es el sexo y lo curioso es que ambas son en parte responsables de todo aquello que atraviesa.

A pesar de lo cliché, el amor es lo que termina ayudándola a salir un poco de este círculo en el que está metida. Encuentra en el Priest un igual, que no la juzga y que la entiende. Esto queda más que demostrado cuando solo él nota que Fleabag rompe la cuarta pared para hablar con nosotros. Y no solo el amor que ella experimenta mejora un poco las cosas, sino que su hermana se enamore y deje al asqueroso de su marido trae mucha calma en la relación que estas tenían. Y el de su padre, que aunque no deja de ser dominado absolutamente por la mujer pasivo-agresiva que eligió, se arriesgó por amor.

Algo interesante que tiene la serie es que, si bien soluciona muchos de sus conflictos, otros los deja completamente abiertos, ya que como mencioné anteriormente, es una excelente representación de la vida  y en esta muchas de las cosas que nos suceden no tienen una clara y mágica solución.

Fleabag es una serie clara, concisa y que sabe a lo que apunta. Con un guión cuidado y con más elementos cinematográficos que otra cosa, sin dudas se posiciona como lo mejor que nos dio la televisión en los últimos años.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Escribo sobre cine, series y cuestiones relacionadas a la cultura pop.

Apologista de Spielberg y reinvindicador de De Palma. Argentino y, como tal, futbolero. Ademas futuro historiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *