El ascenso de A24

“Climax”, “Uncut Gems” “Midsommar”, “The Farewell” y “The Lighthouse” fueron cinco de las películas más habladas el año pasado en cuanto a cine independiente se trata. Ya sea por la reinvención del terror de Ari Aster, la inesperada buena actuación de Adam Sandler o la impecable fotografía de Jarin Blaschke; todas alcanzaron méritos de innovación en su propio estilo y fueron abrazadas por cinéfilos de todas partes. Sin embargo, hay algo que tienen en común y que las une más allá de su año de lanzamiento, y esto es su distribución.

A24 es una distribuidora de películas que se ha popularizado de una manera increíble estos últimos años. No solo es responsable de los títulos ya mencionados sino de muchos muchos otros. Aquí unos ejemplos increíbles:

Enemy – dir. Denis Villeneuve

Lady Bird – dir. Greta Gerwig

Moonlight – dir. Barry Jenkins

The Florida Project – dir. Sean Baker

Eighth Grade – dir. Bo Burnham

Amy – dir. Asif Kapadia

First Reformed – dir. Paul Schrader

Room – dir. Lenny Abrahamson

Ex Machina – dir. Alex Garland

The Disaster Artist – dir. James Franco

A Ghost Story – dir. David Lowery

The Witch – dir. Robert Eggers

Hereditary – dir. Ari Aster

20th Century Women – Mike Mills

It Comes At Night – dir. Trey Edward Shults

The Lobster – dir. Yorgos Lanthimos

Under the Skin – dir. Jonathan Glazer

Mid90s – dir. Jonah Hill

The Killing of a Sacred Deer – dir.  Yorgos Lanthimos

 

Su lista de películas es asombrosa, y es que junto a muchas otras ya se han vuelto auténticos clásicos del cine contemporáneo. Pero tal vez una de las cosas que hace a esta distribuidora aún más fascinante e imposible de creer es que han existido por menos de 8 años.

A24 se fundó en agosto del 2012 por David Fenkel, John Hodges, y David Katz y fue en febrero del 2013 que estrenaron su primera película. Su primer éxito comercial llegó muy pronto, en marzo del mismo año, con la película de Harmony Korine “Spring Breakers” protagonizada por James Franco, Vanessa Hudgens, Selena Gomez y Ashley Benson. De ahí en adelante todo fue cuesta arriba.

Para 2016 ya recibían amor de las entregas de premios gracias a “Ex-Machina” que ganó el Oscar a mejores efectos visuales, sobreponiéndose a películas de grandes presupuestos como Mad Max y Star Wars.  En 2018 ganaron el mismo premio por una película que no solo distribuyeron sino que también produjeron por primera vez, “Moonlight”. Para una empresa independiente y tan nueva como esta parece un logro impensable ¿Qué los hace tan especiales?

La primera respuesta es obvia debido a su naturaleza de distribución, y es que saben promocionar sus películas. Una productora es muy diferente a una distribuidora. La primera se involucra en la realización de las cintas y en el proceso creativo, mientras que la segunda, como en caso de A24, únicamente se encarga de financiar y promocionar la película. Su trabajo es encontrar proyectos e impulsarlo a que puedan llegar a las pantallas.

Que el nombre de una distribuidora llegue a ser tan famoso es muy raro, sin embargo han logrado dar ese salto inusual y conseguido que su nombre se convierta en una marca, de manera que cuando una película inicia y vemos su logo podamos pensar “si es de ellos, segura es buena” (y vaya que hay pruebas para creerlo).

Lo segundo es que de verdad entienden de cine. Pareciera que tienen un control de calidad infalible cuando se trata de seleccionar películas. Cuando se le preguntó a David Katz, uno de los fundadores, cuál era su criterio para elegir proyectos su respuesta fue:

“The first question we always ask is: Is this cool?”

Las personas detrás de esta empresa parecen ser verdaderos amantes del cine, y esto es confirmado por directores y actores que han trabajado con ellos que afirman que nunca los han visto como hombres de negocios sino como auténticos aliados. Barry Jenkins, director de Moonlight, dijo lo siguiente:

“A24’s the kind of company where they say, “Yeah, they don’t need to know what it’s about. They just need to know how it feels.”

Y lo tercero, y tal vez más importante, es que no tienen miedo de tomar riesgos. Desde sus inicios han apostado por directores con larga trayectoria como Denis Villeneuve, pero también apuestan por talentos nuevos que valen la pena ser escuchados. Son receptivos a lo creativo, innovador y poco convencional y entienden que el cine es también una expresión de arte. Su estatus de empresa independiente hace que sus películas puedan ser más puras y frescas frente a un Hollywood actual lleno de remakes y franquicias. Gracias a sus historias originales (y su forma de contarlas) A24 es tal vez la propuesta más interesante que existe en el cine estadounidense el día de hoy.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Me gusta escribir sobre las cosas que me apasionan. El cine es una de ellas.

Psicólogo, yucateco y a veces muy soñador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *