Brevedad y persistencia: Los poemínimos de Efraín Huerta

Durante el año de 1914, en marzo, junio y noviembre, nacieron en México tres personas que marcarían la historia de la literatura (y la política) mexicana: Efraín Huerta, José Revueltas y Octavio Paz. Conocidos también como “Los hijos de la Revolución”. Huerta, Revueltas y Paz, además de contemporáneos, fueron durante su juventud amigos que encontraron en las letras y en el activismo político (que después tomaría caminos distintos para cada uno de ellos) una identidad y camaradería de esas que una persona siempre busca cuando es joven. 

En 2014, en el centenario de sus nacimientos, recuerdo que veía muchos anuncios del Gobierno de la Ciudad de México en donde se compartían fragmentos de sus escritos. Mi yo de 20 años había escuchado hablar de Octavio Paz y de José Revueltas, pero jamás de Efraín. Sin embargo, leer en la estación Cuitláhuac L2 del metro de la CDMX uno de estos anuncios donde ponían alguno de sus escritos, me despertó una curiosidad enorme para leer más de este, para mí, desconocido, artista. ¿Cómo no iba a hacerlo? Me encantó todo lo que había en las 9 palabras del poema que se mostraba en el enorme (casi imposible de ignorar) anuncio en el metro: 

“Dispense

Usted

Las molestias 

Que le 

Ocasiona 

Esta 

Obra 

Poética”

¡Wow! ¡Qué ingenio! Tan divertido, tan breve, tan irónico, y hasta cierto punto, tan rebelde, me encantó. ¿Qué es lo que acababa de leer? ¿Un fragmento de un poema? ¿Una frase de un cuento? ¿De una novela? No lo sabía. Al volver a casa me dispuse a buscar más sobre Efraín Huerta y me encontré con que él inventó e incursionó en un nuevo género de la poesía: El poemínimo. Poemas en su mínima expresión. O como yo lo entendí en mi mente veinteañera millenial: el pre-tuit. 

Dibujo de Efraín Huerta – Dominio Libre – Archivo Histórico Nacional

En sus poemínimos, Efraín Huerta encontró una manera de mostrar su humor y jugar con las palabras. Cuenta su hija Raquel que su papá recitaría poemas mientras manejaban por las carreteras de México, así de ágil su mente, así de astuto Efraín. Los temas de los poemínimos son variados: El Che Guevara, los paisajes mexicanos, el poeta Roque Dalton, las contradicciones de la izquierda mexicana, el amor romántico, la revolución, la auto burla. A continuación, les comparto mis favoritos.Para cuando se sientan atrapades en la realidad extenuante del capitalismo tardío y las fechas de entrega, lean Seis A.M.:

“Y así

Murmuraba:

«Ya es lunes

Mañana martes

Y el miércoles

Está encima

Pronto

Será jueves

Y luego

Viernes

Y aún

No he

Hecho

Nada

De trabajo”

Para recordarnos que siempre puede haber una última broma, La Contra:

“Nomás

Por joder

Yo voy

A resucitar

De entre

Los Vivos”

Para apropiarnos de la narrativa de nuestra vida y no tomarnos tan en serio ese distante instante que es el futuro, Planes:

“Todos

Los hacen

Para un

Borroso futuro

Yo los hago

Para un

Siniestro

Pero clarísimo

Pasado”

Y finalmente, para siempre saber que la izquierda está llena de contradicciones y que la teoría no es sinónimo de militancia ni de claridad, tenemos Desconcierto:

“A mis

Viejos 

Maestros

De marxismo

No los puedo

Entender:

Unos están

En la Cárcel

Otros están

En el Poder”

Ignoro porque Efraín Huerta no es más conocido, será quizá que no ganó un Nobel ni se volcó a la derecha de la política, será quizá que no estuvo en la cárcel, rodeado de muros de agua. Será que se dedicó a poesía más simple (pero no sencilla), a periodismo crítico, que no estuvo rodeado de drama ni de chismecito sabroso. No lo sé. Me apena que esto pase porque es un gran poeta. Por las entrevistas que he leído que le hicieron, sé que me hubiera gustado ser su amiga, y creo que era inteligente, amable y divertido. Y considero que mucho se podría aprender de su dominio de la brevedad. 

Efraín Huerta murió en 1982. Creo que si viviera en el México actual sería un gran tuitero (por eso de la brevedad), pero también que sería un gran crítico y analista de todas las cosas terribles que ocurren en nuestro país, tan diferente, pero tan igual al México postrevolucionario en el que creció y vivió. Un México en el que a veces es difícil vivir y en él muchas tragedias ocurren día con día. Como bien sabemos, el humor ha sido uno de los mecanismos con los que se hace frente a los problemas que existen en el país. Nos vendrían bien más poemínimos. No sólo porque quizá habría uno sobre las mañaneras, sobre el Tren Maya, sobre Ayotzinapa, sobre los narcocorridos, sobre el Covid, sino también porque Efraín siempre escribió teniendo muy presente que siempre hay algo más, algo mejor, y que si no pensáramos que hay algo por lo que vale la pena luchar, nada valdría la pena. Y no lo digo yo, lo dijo él:

Paráfrasis

Todo

Se ha 

Jodido

Menos 

El Amor

Entonces, quizá, no todo está jodido.

Soy una mujer proletaria y anti-patriarcal. Mi comida favorita es el pozole. Hubiera querido ser amiga de Engels. Mi trabajo está enfocado en la diversidad biocultural y la ecología política. Creo que compartir ideas y sentires colectivamente es una fuente fundamental para la creatividad, la aceptación y la justicia social. Me gusta nadar, echar el chisme, cocinar, bailar, leer, y echar la chela. Mi cerveza favorita es la Patito (de Mérida, Yucatán). Dónde están los ladrones (1998) me cambió la vida. Mi escritor favorito es Alejandro Dolina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *