El mercado de las drogas

Lo anterior da pie para argumentar que dicha respuesta del Estado mexicano es irracional y, sobretodo, contraproducente, pues basta analizarlo desde un plano económico para entender que por más mecanismos que busquen disuadir mercados conformados (donde interactúen una oferta y demanda voluntarias), la naturaleza humana siempre buscará vacíos reguladores, como mercados negros, para satisfacer su interacción económica.