¿Por qué hasta los treinta años dejé de morderme el cuerpo?

En estos tiempos (donde cada año las cosas para el planeta parecen ir de mal en peor), la juventud está muy al tanto de esa emoción de querer estar-pero-no-estar, tanto que la depresión es un tópico en casi todas nuestras interacciones. La palabra desesperar, dijo David Foster Wallace en Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, es ese “[…] extraño deseo de muerte combinado con una sensación apabullante de la muerte”. Querer tirarse por la borda, pero no caer en la nada, sino en lo más parecido que tenemos a la mano que es, en el caso de Foster Wallace, el mar.

Yo, una ciclista en Nuevo León

Yo hago ciclismo recreativo, un ciclismo de autoconocimiento e independencia. El grueso de les ciclistas lo hacen por necesidad, arriesgando sus vidas todos los días. Hace falta exigir mejoras en la agenda peatonal y ciclista, hace falta exigirle muchísimas cosas a este Nuevo León feminicida e incompetente, que parece velar solo por las necesidades empresariales.