El (des)amor en tiempos del coronavirus

I don’t want to touch you too much baby

‘cause making love to you might drive me crazy

I know you think that love is the way you make it

So I don’t want to be there when you decide to break it

Love Bites – Def Leppard

En medio de este momento histórico que estamos viviendo por la pandemia Covid-19, todo me resulta más sensible y extraño de lo normal. Por las razones que sean, ¿no te sientes más vulnerable de lo normal?

Escribo estas líneas mientras escucho una y otra vez una de las canciones que mejor me han ayudado a sobrellevar el duelo de mi ruptura amorosa: la famosísima power ballad ochentera “Love Bites” de Def Leppard. En otro artículo previo de mi autoría “¿por qué escuchamos canciones tristes cuando estamos tristes?”, escribí sobre el impacto emocional que tiene escuchar canciones tristes cuando estás triste. Así como le estoy haciendo ahora mismo, esto también es parte de mi proceso de sanación, y está bien.

También escribo estas líneas desde una apertura de total honestidad conmigo mismo: nunca más me voy a reprochar por sentir lo que siento, ni me voy a juzgar por cada acción, omisión o pensamiento que tenga. Y claro está: todo con responsabilidad.

Me ha costado trabajo entender que los procesos de duelo después de una separación amorosa no son lineales, que a veces tengo sentimientos de alegría, de orgullo, de sentirme apapachado, y que otras veces tengo sentimientos de vacío, de tristeza, de nostalgia, de sentir ese dolorcito en el pecho al que llamamos desamor. Si de algo puedo estar seguro, es que todas esas formas de sentir son válidas, y que no estar “bien” y/o sentirse confundido ante la vida, también está bien. El tiempo sí ha sido mi mejor aliado.

 

También me ha costado trabajo entender que no existe una fórmula, o una receta de cocina que contenga los pasos exactos que debes seguir frente a una ruptura amorosa. Que hay a quienes les funciona eliminarse (y hasta bloquearse) de redes sociales y de la vida en general, y hay a quienes no; creo que soy de los segundos. O sea, ¿en función de qué voy a eliminar a alguien de mi vida que disfruta de la noticia de que voy a ser tío por primera vez y me felicitó por ello?

“Así acostumbras al amor a respirar” escribió Jorge Siddhartha en su canción “Respiro ft. Ximena Sariñana”. Y sí. Moving on implica, metafóricamente hablando, aprender a darle un respiro al amor para seguir adelante con nuestras vidas, porque la vida sigue ahí afuera como si nada pasara y depende de nosotros sumarnos a ella como si quisiéramos devorarla o apartarnos para dolernos en la intimidad.

Y pues nada, escribo esto para mí, as a friendly reminder de que lo más importante es continuar practicando la procuración de mi salud mental, mi paz, mi tranquilidad, a dejar de juzgarme, y que este es el momento para redescubrirme, reinventarme y cuidarme.

Espero de corazón, que estas líneas predecesoras sirvan de reflexión a cualquiera que esté pasando por una situación similar. Sobre todo, porque es en medio de esta pandemia cuando mejor pudiésemos aprovechar tiempos y espacios de reflexión con nuestra individualidad.

Abogado, servidor público, activista en derechos humanos y fan del rock ochentero.

Escribo mis inquietudes personales y jurídicas en este blog.

Una respuesta a «El (des)amor en tiempos del coronavirus»

  1. El amor, el des/amor, el amor romántico como construcción social: diferenciar el dolor por la ausencia del ser que amamos o el vacío por la desolación ( está es a la que no debemos dar cabida, porque significa que nuestra fuerza interior está en otra parte o se la conferimos a otra persona ). Bienvenida la tristeza y la fuerza interior en tanto pasa. Besos Jero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *