Interminable

Felicidad, ansia, luego tristeza y ahora desesperanza, ¿esto cuándo se acaba? Atrapades en un ciclo de monotonía interminable, las emociones se vuelven cada vez menos auténticas, pierden su color y poco a poco van alcanzando poco la transparencia.