Adventureland: Mucho más que una simple comedia romántica

Ante la falta de estrenos, este 2020 es el año ideal para repasar y descubrir grandes películas. Hoy nos toca hablar de Adventureland (2009).

A primera vista, creeríamos que Adventureland es una típica comedia romántica como las que vienen predominando la cartelera los últimos 20 años aproximadamente, pero nada más alejado a eso. Estamos frente a una película que escarba con profundidad diferentes cuestiones como la soledad, el desarraigo, la independencia, las apariencias, la amistad, el amor y el verdadero salto a la adultez.

Motolla desarrolló un guión increíblemente preciso y acertado, donde nada sobra y que se articula perfectamente a la época que quiere retratar. Además, utiliza la música de esos años como un soporte que funciona de gran manera para su historia.

Con la dirección logra en todo momento captar la esencia de aquello que quiere contar. Algunos planos de la película son verdaderamente increíbles y esto también se debe al gran trabajo del DF Terry Stacey y al departamento de arte que estuvo a cargo del film.

Kristen Stewart y Jesse Eisenberg nunca estuvieron tan bien en una película, aunque este último casi nunca varía su registro. La química entre ambos fluye a través de la pantalla. Ambos logran interpretar, y sobretodo comprender, a sus personajes con sus virtudes, defectos, inquietudes y obsesiones. El resto del reparto se completa con nombres como el de Bill Hader, Ryan Reynolds, Kristen Wiig, Martin Starr, entre otros, que también se adecúan muy bien a sus roles dentro de la cinta.

Si bien es cierto que la película muchas veces cae en lugares comunes, aun así consigue enfocarse muy bien en aquello que quiere transmitir. En resumen, Adventureland es un film al que debemos prestarle más atención, y que sin dudas es una de las propuestas más interesantes que salieron en estos últimos años.

Escribo sobre cine, series y cuestiones relacionadas a la cultura pop.

Apologista de Spielberg y reinvindicador de De Palma. Argentino y, como tal, futbolero. Ademas futuro historiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *